jueves, 22 de enero de 2009

Plegaria


Se hizo verdad
mi voz en tus oídos
Mientras
en mi ser injurias poseía.
Cobarde el verso tímido que ríe a solas
Valiente
el tiempo que se gasta en mi
En la azotea de un futuro que pasó
Lúgubre
el silencio sínico que le da fibras
A mis ganas
de ahuecar en los recovecos
De tu evoco.
En tu llama tricolor…
Sin tu brújula vago
Y de tu mar me empolvo
Atizan mi intriga,
para mezclar lo insólito
Y de ese hito morirme en tu faz.


Poema de Plegaria, por Wilfredo Arriola

2 comentarios:

Paula Neruda dijo...

que profundidad!!!!
me guardo mi comentario...

Silencio Inedito dijo...

Que misterio, me agrada gracias Paula, desde El Salvador Wilfredo